Huye o ataca. La medicina de Hipócrates


Sigo con mi crisis de otoño, pero nada que ver con las que he pasado. Se que a todo el mundo le influye el cambio de estaciones así que me he dicho que yo por qué voy a ser una excepción y a aguantar que ya vendrán tiempos mejores. Llegadas las diez de la noche sigo yéndome al martirio de la televisión; había dos películas y o yo pertenezco a otra raza, palabra que, por cierto, es peligroso usarla, por ahora es políticamente incorrecta (Cada uno de los grupos en que se subdividen algunas especies biológicas y cuyos caracteres diferenciales se perpetúan por herencia), o los contenidos televisivos están pensados para retrasados mentales. Al final en una local vi un reportaje que trataba en de los accidentes, en especial de tráfico, y la actuación de la medicina. Al parecer se están dando cuenta, que el cuerpo es una maquina, que aunque no perfecta, tiene los suficientes recursos para su propia curación. Fue en Vietnam, en donde la atención a los heridos de guerra se efectuaba con gran rapidez, fueron dándose cuenta de que los “protocolos” al uso estaban equivocados. Cuando sufrimos, por ejemplo la amputación traumática de una pierna, la sangre, se concentra en los órganos vitales y hacia la herida acuden en masa los leucocitos, espesando la sangre hasta su coagulación y como consecuencia de esto la temperatura del cuerpo disminuye; la reacción inmediata, era subirle la temperatura y hacerle grandes transfusiones de sangre. Hoy en día, se da el caso, que solo “reparan” lo más evidente, y dejan al cuerpo que actúe, puesto que más intervenciones no solo no ayudan sino que son contraproducentes. Lo Curioso del caso, es que hayan pasado dos mil y pico de años para volver a lo que ya dijo en su día; su mérito fundamental fue el de desarrollar un sistema racional basado en la observación y la experiencia para el estudio de las enfermedades, cuyas causas atribuía a fenómenos naturales y no a intervenciones de los dioses. Para tratar las heridas se usara agua limpia o vino, según él.
Para mi se trata del instinto de supervivencia, Un búfalo, ante un león, primero intenta huir, pero si es alcanzado por este, ataca. Nosotros huimos de un peligro inminente, pero si este nos llega, como en el caso del traumatismo, nuestras defensas atacan con todos sus recursos; hay un punto en la progresión de la enfermedad en el cual ésta comenzaría a derrotar al paciente y como consecuencia el paciente moriría, o del contrario, los procesos naturales harían que el paciente se recuperase. Esto último lo dijo Hipócrates.

Búsqueda en Google de:

Huella ecológica. Tierra biológicamente productiva


Que la ecología esta de moda es verdad. Que no paran de darnos consejos estúpidos como el de afeitarnos con vaso de agua calentado en el microondas para ahorrar agua, o que dejemos el coche, que nos lo vendieron como algo imprescindible, en el garaje, también es verdad, pero que no paren de darnos el coñazo con la huella ecológica y otras necedades, para demostrarnos que todas las culpas de lo que ocurren en este planeta, las tiene el currito de a pie, eso ya no me hace tanta gracia.
Antes de saber lo que es la huella ecológica, deberíamos saber lo que es la capacidad de carga que es el nivel de población que puede soportar un medioambiente dado sin sufrir un impacto negativo significativo
La huella ecológica fue formulada por primera vez por el economista ecológico y consiste en una traducción a hectáreas de tierra biológicamente productiva de los patrones de consumo de un país, una ciudad o un individuo. Aunque en Internet nos han puesto cantidad de tests para calcular la nuestra, la cosa ni muchísimo menos es tan fácil y se complican con miles de tecnicismos.
Hay cinco dimensiones básicas en el cálculo de la huella ecológica:
1. Superficie artificializada: cantidad de hectáreas utilizadas para urbanización, infraestructuras o centros de trabajo.
2. Superficie necesaria para proporcionar alimento vegetal.
3. Superficie necesaria para pastos que alimentan ganado.
4. Superficie marina necesaria para producir pescado.
5. Superficie de bosque necesaria para servir de sumidero del CO2 que arroja nuestro consumo energético.


A nivel mundial sabemos que la biocapacidad existente es aproximadamente de 1,7 hectáreas por habitante en el mundo, es decir, que si repartiéramos el terreno biológicamente productivo tocaríamos a 1,7 hectáreas por individuo. Ahora bien, la huella ecológica media mundial es actualmente de 2,8 hectáreas por habitante, lo que significa que se necesitarían dos mundos para satisfacer el actual ritmo de consumo y generación de residuos.


La palma se la lleva Estados Unidos, con una huella de 12,5 hectáreas por habitante. Es decir, para sostener el american way of life se necesitan algo más diez mundos. España tiene una huella de 5,5 hectáreas o lo que es lo mismo, 2,5 veces su propia superficie.
Una de las virtudes de este indicador es que pone cifras a algo que ya sabíamos intuitivamente, pero como siempre la culpa de que esto ocurra, no la tiene el transporte marítimo, las fabricas de automóviles ni el atosigamiento propagandístico para hacernos consumidores compulsivos, la culpa la tenemos tú y yo que somos gilipollas. Ya el colmo fue a la conclusión (Para si la hubiera querido Adolf Hitler) que llego Malthus, que declaro a los pobres población sobrante y no les dejó más solución que morir en hambrunas y guerras para no poner en peligro la afluencia (equilibrio decía él) de recursos naturales que necesitan los países ricos.

Búsqueda en Google de: