Giovanni y Mary. Las apariencias engañan


Es mucho el tiempo que hace que conozco a Giovanni y Mary, y cuando digo conozco, no estoy diciendo que hubiera tratado con ellos. Cada quince días o quizás cada mes, los veía pasar en dirección al Súper o en dirección contraria, hacia el muelle. Si seguían esta última dirección, invariablemente los efectos de guaro eran patentes, el uno apoyado sobre el otro para guardar el equilibrio. Él paraba para saludar a algún conocido e incluso platicaba un poco, pero seguían camino y los veía desaparecer entre los árboles que llegan a la playa.
No se por que causa, sentía lastima de Mary. Suponía que bebía por respeto a su marido. Jamás la he escuchado hablar. Poquita cosa ella en comparación a él, al que no por casualidad llaman Giovanón. Tampoco es normal que nadie pasee junto a una vieja como ella y esta vez cuando digo vieja es que es de edad superior a los treinta en los que por aquí marcan a la mujer como tal.
También sabía que vivían en una playa al otro lado del lagarto (montaña que cierra la bahía).
Ayer cuando me acerque a ver mi atardecer, me llamo la atención verlos sentados en una mesa con algunas personas conocidas, ocasión que no desaproveche para sentarme junto a ellos. No quise interrumpir la conversación que tenían, pero de vez en cuando intervine para sonsacarle datos que me tenían intrigado. Supe de sus deseos de comprarse una panga y que en el muelle vivía su padre que tenia una; también que había ejercido de marinero/peón en una de ellas, pequeña, porque con mas de doscientos kilos, reconoció que la panga se hundía y yo se de otras que han llegado con una pesquera de mas de ochocientos.
Hoy me extraño más. Me encontraba solo en mi mesa saboreando una guayaba verde (he conseguido que me regalen tres), cuando veo que Giovanni, se acerca a saludarme. Lo invito a que se siente junto a mí y lo primero que hago es preguntarle por Mary
Es que tiene una infección en la pierna y le cuesta andar
¿Y que le ha dicho el medico?
No tenemos plata para ir a que la vea, pero ya esta mejor
¿Es esa la razón por la que no habéis vuelto a vuestra casa?
Sí, esperamos a que se ponga mejor
Lo invito a guayaba y a tabaco y hoy si le hago un interrogatorio en toda regla. El no solo encantado de contestarme sino que disfruta pudiéndole contar a alguien sus penas/alegrías.
Al igual que ayer esta completamente sobrio
Explícame donde vives
En playa Ventana
¿Cómo se llega hasta allí?
Por carretera, una vez pasado Pochote, hay un camino que llega hasta una playa cercana y hasta mi casa hay que esperar a que esté la marea baja.
¿Y no puedes llegar en panga?
Pero me cobran diez mil colones (todo un lujo para él)
Como es lógico no tienes corriente eléctrica
No
Estúpido de mi, tambien le pregunto: O sea que ni alumbrado, ni Frigo, ni lavadora ni televisión.
Nos alumbramos con candiles, pero a lo otro se acostumbra uno
¿Y los alimentos?
Allí tenemos de todo. Me imagino que no por gusto vienen al Súper
¿Pescas?
Cuando vaya por allí le voy a hacer un ceviche como no se haya comido otro
Cambio un poco.
Oye, ¿y como piensas comprarte la panga?
Espero que don… (Se me pasó anotar su puto nombre) me despida. Me han dicho que me tendría que pagar dos millones y medio de colones
Intento hacerle comprender que jamás lo despedirá.
El me prometió una panga cuando se comprara su yate. Se lo compro y yo me he quedado sin panga. También me prometió un cuadra y tampoco me lo ha comprado
Este fulano ha sido ministro de Costa Rica.
Es bastante mas lo que he hablado con él, y he llegado a la conclusión de que cada quince días/mes, coja una buena cogorza, no solo se la merece, sino que quizás sea la única terapia que se pueda permitir.
También a pensar que no solo hay hijosdeputa españoles, sino también entre los exministros ticos.

Cambiando de tema. Efectos de los puros, guaros, colombianas (en ese orden) que se toma Joan. Caída de su moto/negocio cevichero.
Que te mates tú me importa un carajo, pero piensa que puedes matar a un niño que ninguna culpa tiene del estado en que conducías. Le he dicho.


El botellín junto a la pierna izquierda es una pacha (guaro).

Búsqueda en Google de:

El odio como enfermedad mental


¿Por qué no escribes sobre el odio?
Imposible escribir sobre un sentimiento que jamás he tenido. ¿Tú lo has sentido?
Si
Por favor, descríbeme lo que sentiste
Es imposible de explicar con palabras. En primer lugar odiar duele tanto que hasta te revienta las venas que van dirigidas al corazón que es con el que se ama y con el que se odia, yo lo he sentido y ha dejado tal huella en mi que jamás me recuperaré, por mucho que ahora ame de la forma que lo estoy haciendo. Creo que odiar a alguien, por mucho daño que te haya hecho, es un error y además creo que beneficia a la persona que te ha dañado, porque si lo ha hecho es porque no sabe querer, y ya bastante castigo tiene, pero si encima nota y presiente que a esa persona se le desgarra el corazón por odiarle se beneficiara y se alegrara de ello, con lo cual es como alimentar y engordar su maldad. Aunque no lo creas tendría más palabras para definir el odio pero no voy a hacerlo, voy a destruirlo.
Intuyo lo que ha sentido esta persona, pero sigo sin saber lo que es el odio y para nada estoy de acuerdo con algunas de sus aseveraciones.
Primero: dar por sentado que es el corazón el receptor de los sentimientos, cosa que viene de antiguo y en especial cuando hablamos del amor. Difícil es dejar de asociarlo con Cupido (con anterioridad Eros entre los griegos) y su famosa flechita atravesando a este órgano que no deja de ser una bomba, para mi imperfecta (bajo mi punto de vista desarrollaría mejor su función si fuera centrifuga), y sustituible en la medicina moderna.
Hay más, pero no viene a cuento.
También creo que esta persona ha dado un gran paso cuando dice: Creo que odiar a alguien, por mucho daño que te haya hecho, es un error y además creo que beneficia a la persona que te ha dañado.
Sin querer me viene a la mente no solo que he sido odiado, sino que aun lo soy.
¿Cómo se puede odiar a una persona que hace un montón de años ni siquiera ves y que de ella te separan miles de kilómetros? Me pregunto. Algo no funciona en la cabeza de esa persona, me contesto, y además la cosa debe ser grave y bastante.
También se lo mal que lo pasa no solo la persona que me odia, sino las personas que mantienen relación con ella y que su vez quieren mantenerla conmigo. Para ella solo existe el o conmigo o contra mi. No concibe que alguien se pueda relacionar con la persona odiada. Procurará disuadirla o entrará en su lista negra. Mucho merito tiene quien consigue situarse entre ambos.
Me intereso por el odio.
Acudo a la RAE: Antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea.
En Wikipedia: El odio puede generar aversión, sentimientos de destrucción, destrucción del equilibrio armónico y ocasionalmente autodestrucción.
Demasiado sucinto e incompleto. Sigo investigando y me asombro. Sobre algunos sentimientos, llamase amor, tristeza, rencor, envidia, celos, alegría, sufrimiento etc. no solo encuentras información, sino literatura para aburrirte, y no digamos si investigas sobre enfermedades como la depresión, la esquizofrenia o trastorno bipolar, pero sobre el odio nada, al menos científico. Bueno, si, también te aburrirás con la siguiente noticia: Donde nace el odio en el cerebro,, repetida hasta la saciedad en diferentes medios.
El odio es un sentimiento negativo, de profunda antipatía, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, así como el deseo de evitar, limitarla o destruirla.
¿De verdad esta, no es una enfermedad mental, y además grave?
Es curioso que en mi búsqueda de información, haya tenido que llegar a la filosofía para ver algo más de luz y más concretamente al Ensayo filosófico de Gustavo Ortiz-Millán del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Entresaco algunas frases del mismo:
El odio que tenemos contra personas que consideramos nuestros enemigos, rara vez se manifiesta al margen de otras emociones, por ello es difícil analizarlo como si fuera una emoción que pudiéramos encontrar en estado puro.
Salvo en raras excepciones, las filosofías moderna y contemporánea han dedicado muy poca atención al tema del odio. Tampoco la ciencia, añado yo.
Es una opinión generalizada que el odio en si mismo es una emoción irracional.
Esta emoción involucra creencias y juicios de valor acerca del sujeto aborrecido: el juicio, por ejemplo, de que la persona odiada es inferior, repulsiva, moralmente despreciable o que merece la pena ser odiada.
Una persona cuya existencia se centra en el odio a tal punto que le impide disfrutar de las experiencias o beneficios que la vida le ofrece.
El odio solo nos permite tener una percepción superficial del sujeto aborrecido.
Nuestro conocimiento de la persona aborrecida esta prejuiciado por nuestro odio, y fijamos nuestra atención solo en aquellos aspectos negativos, muchas veces los mas superficiales, que justifican nuestros sentimientos.
El odio puede cegarnos y hacernos pensar inadecuadamente engañándonos acerca de la naturaleza real de odiado: exageramos los vicios y las características negativas del enemigo.
El odio afecta nuestro juicio acerca del enemigo.
Estamos atentos a los aspectos del mundo y a todo lo que este relacionado con el objeto odiado.
Y paro.
No se trata de copiarlo. Si tienes ganas de filosofar e incluso releerlo como he hecho yo, acércate por aquí.
También encontré muchas frases de personajes famosos referidas a este sentimiento, pero de todas ellas me quedo con una que hace mucho tiempo la tengo muy clara: Que no es el odiado quien sufre sino el que odia
No creo que sea un filosofo la persona adecuada para sacar a un enfermo/a mental (para mi lo es) de su odio. Tampoco veo que la psiquiatría le de la importancia que debe tener, o posiblemente la industria farmacéutica no haya encontrado el Prozac adecuado, por lo que deja de ser atrayente, razón por la que creo que desgraciado/a el/la que entre en esta vorágine. Que su dios le ayude.

Otrosí digo: Dirigido a personas, que en el caso motivo de este escrito, solo han escuchado a la parte odiadora y se que leen este diario: Tengo perfectamente claro que siempre hay que escuchar a las dos partes y después sacar conclusiones y formarnos nuestra propia opinión. Si queréis saber la mía, en la parte derecha del blog, hay una explicación de como dejar un comentario. Pienso es entendible y personas semianalfabetas lo han hecho. En este caso especial os dejo mi correo electrónico por si os sigue pareciendo un problema hacerlo por el método anterior: master2645@gmail.com
Vaya por delante que si la opinión que os habéis formado de mi es negativa, no me va a quitar el sueño. Os aseguro no os odiaré.
Tengo decidido mandar este blog al carajo y seguir otro anónimo, así que es la última oportunidad que tenéis.
Otrosí dentro del otrosí: Con vuestras opiniones/interferencias sesgadas, podéis/estáis haciendo daño a terceros.

Saludos

Búsqueda en Google de:

De cómo puede peligrar la tercera pata

Hace unos días, no recuerdo exactamente que hacía, cuando escuché un chapoteo que deduje venia del retrete (recuerdo cuando me regañaban por utilizar esta palabra y podría hacer apología de la misma, pero no toca, así que mientras tanto dejo el siguiente , en el que el autor, bien la hace). Acerqueme al mismo y vi el bicho que en la imagen aparece. Este no es tu sitio, me dije, así que intente cogerlo por el cuello y echarlo a la calle, pero se retorció y me enseño sus fauces que no auguraban nada bueno, al menos para mis dedos. Podía haber utilizado un método expeditivo para acabar con él, pero no soy amigo de acabar con una vida así como así, por lo que me acorde de la gata que cuando por aquí apareció era buena y demás reptiles. La meto dentro del excusado, cierro la puerta del mismo y me dije que la naturaleza cumpla su función.
Nueva zapatiesta, miaus de ya he acabado, abro la puerta y efectivamente no veo el garrobo, pero me quedan serias dudas de si este no había vuelto por donde había venido.
Pasan los días y mentiría si no dijera que todas las mañanas al sentarme en tan noble artilugio, me acordaba del bichejo. ¿Y si sale sigilosamente y ciertos atributos le sirven de ayuda para abandonar definitivamente semejante lugar? No estaba a gusto.
Hoy salía de la piscina y voy a echar una meada y pum, aquí estaba de nuevo el bichejo. Piensa, me dije, por las mañanas no serás feliz, así que búscate una solución mejor que la del otro día.
Busco un mecate, hago una lazada, se la paso por el cuello y lo cazo. Voy con él a soltarlo en la calle, pero el nudo no quedo lo suficiente apretado así que cerca de la puerta, se escapa, esta vez la gata si estaba al acecho, el garrobo primero se defiende enseñando sus dientes, pero cambia de táctica y se hace el muerto, táctica en la que la gata es experta así que se pone a jugar con él y aquí me las iban a dar todas. Les empujo a los dos, los saco al patio, cierro la puerta y dejo que lo que tenga que ocurrir ocurra.
No se el final del garrobo, si de la gata, ahora mismo duerme junto a mis pies.



Cosas que solo me pasan a mí, seria la etiqueta.

Búsqueda en Google de:

Los buchones/pelicanos/pelícanos en Bahía Ballena

En el encabezamiento pongo estos tres nombres, porque solo por los dos primeros se les conoce por esta zona. Quizá el mas común es el sin acento, que según la RAE, es el que tiene cano el pelo.

Si quieres verlos en la bahía, en cualquier época del año, no tienes más que acercarte por el embarcadero y allí tienes la impresión de que son animales domésticos. Están a la espera de la llegada de las pangas, y de la limpieza de sus pesquerías se alimentan. En este lugar ni hacen picados ni nada por el estilo. También forman rifirrafes entre ellos por la captura del despojo.
Hoy los pongo porque de vez en cuando, en grandes bandadas, se acercan a la orilla. Supongo que esto se debe a que acorralan a algún banco de peces y lo acercan a las aguas poco profundas donde les es más fácil pescar.
No se si es por épocas, o coincidencia de que las capturas de las pangas por estas fechas son bien escasas, motivo por el que al no tener comida fácil, arriman el hombro para alimentarse.
He estado sentado en un palo, con los pies en remojo, y aparte de fotografiándolos, los he estado observando. 
Qué es lo que mas me ha llamado la atención. Creo que donde mas torpes son, es al levantar el vuelo; vuelan tan a ras del agua que da la impresión de que la tocan, levantan unos cinco metros y hacen un picado, no se si al azar, o cuando tienen localizada a la presa.


Ya retirado a mi mesa, quería saber a donde se dirigían al anochecer. En esas estaba cuando llega Joan a hacer un descanso en su trabajo (no es necesario decir que se fuma un puro para quitarse el estrés) de venta ambulante de ceviche, dos minutos de charla, y visto y no visto, no quedaba ni uno.

Búsqueda en Google de:  



--
Publicado por Perroverde para Diario de un asceta en Costa Rica el 3/02/2010 08:22:00 p. m.



Hasta Javier tiene que ser políticamente correcto

Hace tiempo que Javier esta raro. Así es Javier, me digo. Lleva un tiempo que cuando viene de de su venta de abalorios en un hotel cercano, a pesar de hacerle señales para que se acercara por mi mesa, pasaba de largo, eso si, saludando con movimientos de su mano, pero también, cosa rara, sin dar una sola voz de las típicas en él.
Hace unos días que ni lo veo pasar y ya la cosa me escama más. Pasará mas tarde, pero no, aguanto hasta bastante entrada la noche y no. De hoy no pasa, me llego por su casa a saber de él.
Javier estaba sentado en su porche en su típica postura de los pies sobre la pared.
Javier, coño, me tienes preocupado, ¿te pasa algo?
La policía me echó, dándome tres minutos para que lo hiciera
Seria larga la historia. Javier lleva en este lugar más de veinte años, pero un día le cayó mal a uno de los dueños del hotel, en concreto a Simón. Un tío con el pelo rasta, que vende con grandes aspavientos, y que pone su mercancía sobre una bolsa negra de basura, no es buena imagen para el hotel, así que da ordenes a sus guardas de seguridad para que lo echen. Le explican que en Costa Rica la playa es de todos y es allí donde tiene su industria. El hijoputa español(los españoles en Hispanoamérica tenemos fama de tales y cada vez lo comprendo mas), no puede aceptar que un desgraciado pueda con uno de los dueños de un emporio hotelero, así que recurre a su accesoria jurídica. Javier no tiene patente (algo así como permiso de venta ambulante pero que solo sirve para un lugar en concreto). No es mucho lo que tarda en aparecer, no los guardias de seguridad, sino la policía, y lo echan. Javier que es muy pacifico pero a cabezón no le gana nadie, se saca la patente y sigue vendiendo en la playa del dichoso hotel.
Simón no concibe que un desgraciado como Javier pueda con él, así que la siguiente vez que aparece por estos lares le dice al responsable del hotel que haga lo que sea pero que no quiere verlo. El gerente ve peligrar su cargo, y llega a un trato con Javier: te doy… dólares por cada día que este Simón por aquí y no aparezcas. Javier encantado, es mas de lo que gana en un día normal, así que deseando que el hijoputa aparezca.
Hace nueve días se dejo caer por aquí, el gerente ha cambiado y no sabía la táctica del anterior así que llama directamente a la policía, con la mala suerte de que se encontraba sin patente.
Otra aclaración. Esta vez no un hijoputa sino una ... india, y para nada es racismo, sino que es india de verdad, y eso no quita para que lo sea, le saca a Javier hasta la cerilla de las orejas. Me es difícil comprender como sobrevive.
No se como lo hará, pero hasta que no pague la patente, el sabe que no puede volver.
Lo curioso del caso es que Javier no es el único vendedor ambulante que hay frente a esa mierda de hotel; que yo sepa al menos hay cinco nicas, que aparte de no tener patente están mas ilegales que la colombiana. El por qué la policía solo va en su busca, no lo entiendo, o lo dicho, Javier no es una persona políticamente correcta para el hijoputa Simón y la policía obedece ordenes extrañas, sin cumplir la ley.

Otrosí: Todos los días son de aprender. Hace unos días comí mango verde con sal. ¡Vaya cosa rica! Pues bien esta tarde veo a una niña que pasaba junto a mi mesa vendiendo unas bolsas de fruta [un rojo (mil colones) mas de un kilo], pregunto que clase de fruta es y me dicen que guayabas (a mi madre le encantaban). 
Pero vamos a ver si están más verdes que la hostia
Es así como están ricas
Compro una bolsa y las pruebo, ni siquiera con sal. Repito, ¡riquísimas! Lo que no se si esta noche despertare con un terrible dolor de barriga.


Búsqueda en Google de: