Mostrando entradas con la etiqueta Diario. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Diario. Mostrar todas las entradas

De la incompetencia de un tío a la jodienda de otro. Mi caso en la Seguridad Social



Hace casi un mes que no escribo en este blog, ¡Bueno!, ni en ninguna parte, y no es por gusto, sinoporque tenía dos averías en mi soma, aparte de las ya habituales, que me tenían la mente fuera de juego. Yo el dolor lo aguanto bien, pero continuo es un martirio.
Ha ce unos días me dije que así no podía seguir y me pidieron cita para mi médico de la seguridad social, y me la dieron para el miércoles pasado.
Diré las últimas que me tenían amargado: Dolor de pies y de estómago. Ninguno de los dos era para rabiar pero al ser constantes lo dicho antes, fuera de juego.
Llega mi cita con el médico y solo sentarme delante de él, le dije otro día le contaré mis penas pero en primer lugar desearía que me sacara de este pozo sin fondo en el que me encontraba. No sé si le añadí algo de que me levantaba agotado. Vamos a hacerte unos análisis y ya podré opinar con conocimiento de causa. Ven dentro de cuatro o cinco días que es lo que tardaran en hacértelo,
Añadió algo de té tenía que mirar… pero aquí no lo hacen, a lo que no me faltó tiempo para decirle que si hacía falta me los hacían en otro sitio aunque los tuviera que pagar. ¡Quieres callar! Fue su contestación.
Al otro día los análisis. Llegue sobre las nueve y cosa rara que no hubiera cola así que entre rápidamente a ponerme en manos de la, en este caso, vampiresa.
Martes, cita a las doce menos diez, pero cuando llego veo un cartel en la puerta diciendo que por un tiempo no se pondrá contar con mi médico. Alguien que venía conmigo baja a la parte burocrática y me viene diciendo que me atendería el que había al lado.
Como es lógico primero atendió a sus enfermos.
Entro y cuando me pregunto, le dije que en primer lugar me gustaría que me quitara el dolor de pies y de estómago. No sé qué me contestó que me olí que no quería tragarse el muerto del enfermo de su vecino, algo así como que eso no era nada, a lo que le conteste que por lo menos viera los análisis para poder opinar, puso cara de despistado (Seguro pensaría es tío me va a complicar) pero miro en el ordenador.
Mando imprimir y salieron dos folios.
Otra opinión pero como para el: ¡Pues anda que la cantidad de cosas que te han mirado! Vistazo rápido y me dice: Aquí lo único que sale es que tienes alto el tiroides malo (He buscado lo que es tiroides malo y no he encontrado nada) . El bueno lo tienes bien y es precisamente el que te tenía que tener hecho un toro. Le dije que si los pies hinchado se debían al tiroides, se dignó tocármelos y me dijo que para eso me tomara un nolotil.
No se si entremedias o cuando me dijo eso, le dije que con los antidepresivos y ansiolíticos no podía conducir, a lo que me dijo que si estaba yendo a un psiquiatra, cuando le dije que si, me dijo que podía conducir y que me dejara de Psiquiatras. Ya no aguante más, cogí los análisis que tenía sobre la mesa y me vine. Ni me receto el nolotil ni nada para el estómago.
¿Cómo puede haber gente tan hija de puta! Una cosa es que los políticos te racionen desde el tiempo para atender a un enfermo, hasta no mandar a nadie al especialista a no ser que vayas medio muerto, y otra que se pasen el juramento hipocrático por el forro de los cojones.
También puede ser que sea un inútil.
No sé qué será la Tirotroina, pero si hay que tenerla entre 0,380 y 0,530 y yo la tengo a 0,180, algo hay ahí que no funciona bien y algún método habrá para subirla pero a él a pesar de haberle llamado la atención, no me dice consecuencias y mucho menos intenta solucionarlo.
Esto me pasó en el Centros de Salud Gran Capitán de Granada.
EL final será recurrir a la medicina privada o aguantar a que pasen las vacaciones y me médico me trate como a un doliente.

Búsqueda en Google de:

¿La soledad produce depresión o viceversa?


A veces pienso que lo más grande de que dispone el hombre es el hambre de conocer. La frase aunque no es mía, ha sido una constante en mi vida, pero ahora en mi soledad, se ha convertido si no en algo enfermizo, puesto que disfruto delante de un libro o con este invento de Internet en el que buceando un poco, es difícil no encontrar lo que se busca, si en una especie de necesidad, que tengo que alimentar.
Precisamente hoy, he pensado en mi soledad y me he venido a este trasto a buscar como la definen y la verdad es que la conclusión que he sacado es que o soy un bicho raro, o al igual que en la depresión, solo el que pasa por ella, sabe lo que es. En la mayoría de los casos la definen como uno de los posibles factores que causan otros desórdenes, entre ellos depresión, suicidio. Es curioso que precisamente a mi me ha pasado todo lo contrario, ha sido al salir de mi depresión (Considero que he salido aunque me den algunos bajones), es cuando voluntariamente he escogido esta opción. Me sigo asustando cuando busco imágenes y todas ellas son estampas que nos inducen a la tristeza, la desesperación y en definitiva a la nada. Continuo buscando y encuentro lo siguiente: “Si la soledad es deseada nada hay que objetar, aunque la situación entraña peligro: El ser humano es social por naturaleza y una red de amigos con la que compartir aficiones, preocupaciones y anhelos es un cimiento difícilmente sustituible para asentar una vida feliz. Es una meta difícil; las estructuras y hábitos sociales de nuestra civilización frenan este empeño de hacer y mantener amistades, pero merece la pena empeñar lo mejor de nosotros en el intento”. Ya me quedo mas tranquilo.
Para nada me considero infeliz, y efectivamente vivo con la esperanza de hacer y mantener amistades, pero no precisamente en esta civilización. Seria como retroceder en mi vida a unos valores que a mi alrededor los veo si no agotados si en una pendiente difícil de parar. También tengo mis dudas de conseguir esta meta, pero la sola ilusión de conseguirlo me mantiene vivo.

Búsqueda en Google de:

Y el cielo bajó a la tierra


Casi un mes sin acercarme por este mi rincón.
¿Sequía de ideas?.. Nada de eso, también ha sido un periodo de inactividad en otras de, llamémosles, mis rutinas (lecturas, pasear, contabilidad, etc.).
Definir lo que me ha pasado tampoco es labor fácil. Lo más probable es que mis neuronas han estado en un laberinto, embrollo, caos, confusión o llamémosle equis que me han transportado a un mundo maravilloso, mundo por el que todavía estoy influenciado y del que me cuesta apearme.
Posiblemente todo empezó como un juego. En esos entresijos del ciberespacio, vi la posibilidad se conseguir uno de mis sueños de juventud y me lo marqué como objetivo.
Que se cumplió, es cierto (se de alguien que al leer esto, la primera palabra que se le vendrá a la cabeza es engreído), pero jamás pensé que lo que podía haber sido incluso un desastre, se convirtiera en una cosa tan bonita, y no solo eso, sino que veo que esa "cosa", se puede prolongar en el tiempo.
La primera fase fue desesperante. Lo que a mi me parecía sencillo y lo mas normal del mundo, otros lo veían como una posible catástrofe en la que incluso podía hacer daño a terceros. Estuve tentado de abandonar, pero también sabía que a alguna otra persona en su fuero interno, no solo lo veía posible, sino que la deseaba, motivo por el que jugué fuerte y seguí.
También me ha reafirmado en mi convencimiento de que lo escrito es muy peligroso, puesto que intentas transmitir una idea y cada una de las personas que la leen, lo puede interpretar de forma diferente [pienso que Cervantes cuando escribió el Quijote para cachondearse de los libros de caballería (una de la teorías), jamás pensó en el éxito que tendría, cosa que no ocurrió con los que escribió como libros serios]
El objetivo podía haber sido tener una buena moto, pero una vez en mis manos, este vehiculo, ¿funcionó como esperaba? No solo funcionó, sino que sobrepaso todas mis expectativas.
Han sido días de luna llena, cosa que no tendría más importancia, puesto que las he visto todas desde que estoy en este país, pero esta vez el rojo de su orto ha sido especial, y si le añadimos que mientras se elevaba y cambiaba su color a amarillo, iluminando intensamente la oscuridad de la noche y rielando sobre las aguas de la bahía, personas del grupo, que sentados en la arena, la contemplábamos, recitaban a Neruda (me quedo en como lo hizo Patricia), la cosa se desbordo.
Días de caminatas por pleno bosque, de ver a los congos sestear encima de mi, de saber que el arbolito tiene unas raíces, que a pesar de abrirse camino entre las duras rocas, son tan suaves como el culito de un bebe, de saber el por qué le pusieron árbol de Jesús, de reunirme con Rosa a la que no veía hace bastante tiempo, de ver como un zopilote se convertía en pavo (no te me cabrees), de comer una tortilla de papas o española como si del mejor manjar del mundo se tratara, de ver a otra persona comerse una langosta como si fuera una sardina (pensé en el protocolo de pinzas y demás gabelas de hacerlo en un restaurante), charlar bajo las estrellas picando en una bandeja frutas del país (desde papayas a piñas, pasando por bananos) fresquitas.
La magia se contagio. Todos deseaban que esta no se acabara, por lo que a alguien se le ocurrió que Carlos demostrara sus dotes de cocinero en una cena en casa de Patricia, cosa que hicimos y a la que asistieron Norberto, Rolo, Alejandro, Rocío y más. Todos los productos fueron ticos y Carlos se lució al menos en la presentación (jamás había visto una ensalada, en la que la gama de verdes superara a la de los bosques ticos en época de lluvias).
En la vida me he sentido mas… ¿mimado?
Todo lo que tiene un principio, tiene un final y este llegó, aunque quiero verlo como una interrupción necesaria de algo que se puede prolongar. Amén.+

Búsqueda en Google de:

Nochebuena de 2016 en la parcela


No sé si es porque tocaba o porque ya voy saliendo de la depre. Esta mañana me he levantado a las diez, pero es porque anoche me ensestí con lo que estaba leyendo y fue a más de las dos cuando deje el libro. Ya estaban todos levantados, me tomo el cacao con un mantecado y lo primero que observo es que los radiadores están tibios. “Falta de presión” indica el display. Desarmo parte de la chimenea limpio el quemador y la doy por “encendible” Dicho así parece una tontería, pero posturitas para las que hace falta una magia corpórea que ni un contorsionista. Bueno he empezado esto por lo que hace una semana ni hubiera soñado hacer.


Anoche fue Nochebuena y ya mi hija la semana pasada había montado un árbol y diferentes adornos que han hecho las delicias de los gatos.


Anoche se puso a hacer comida como si hubiera vuelto la “mili”. Mantel psicodélico, cava, gambas y no sé qué más, porque yo con algunos entrantes y media cazuela de gambas al pil pil, ya estaba listo.
Apareció el rey por la pantalla y aseguro que no escuché nada de lo que dijo.


A las once a la cama a leer la bahía de los barcos perdidos que no se ni de quien coño es.
Ha sido una de las navidades que más me he zafado de su espíritu. No he visto ni un anuncio de colonia. ¡He cogido reflejos!

Búsqueda en Google de:

De juzgados y de felinos comunes o gatos



Me despierto y veo que esta oscuro; hay nubes y por tanto bajas presiones. De inmediato noto el cerebro vacío de neuronas y lleno de serrín. Sé que me espera un día largo. Para colmo me llama el abogado y me dice que el jueves tengo que bajar a Motril para cumplimentar no sé qué papeles con la apoderada. Se trata de exigirles a las pilles que nos den la parte de la herencia de nuestros padres que tienen ellas desde hace nueve o diez años.
Miércoles tratando de convencerme de que no va a pasar nada por ir a Motril, y jueves a las diez de la mañana carretera y manta. Vamos al Juzgado de Primera Instancia Nº 4 en el Palacio de Justicia. Es curioso que ahora hay un palacio donde antes había un fielato (Muchos no saben ni que es eso).
Paso por el detector de metales y en la segunda planta firmamos en el mismo papel mi hermano Manolo, la Apoderada y yo. Le pregunto a la Apoderada y no muy explícita ella, me dice que ahora notificaran a la parte contraria que les reclamamos lo nuestro.


No conocía Motril y eso que es el pueblo donde nací. Yo estaba deseando tirar millas a mi encierro, pero mi Manolo me convence, y llevaba toda la razón, que debíamos de ir a ver a Mari Pepa y Jean Marie. En el cortijo de la Pepa, aparecemos y allí estamos un rato hasta que llega Jean Marie y nos vamos a una especie de mesón en el que comimos rabo de toro muy rico. Por fin conozco a Montse.
He escrito esto bastante resumido y haciendo un gran esfuerzo de neuronas.


Aprovecharé esta entrada para hablar un poco de mis felinos. El negrillo ya se ha comido un par de ratas, y cuando digo comido, es comido con pelos y todo. Si os fijáis es un bebé.Lo único que había comido hasta entonces es pienso para tales.
Ya había escuchado, o leído, que un perro se suelta en el campo y su destino final es la muerte, sin embargo, si es un gato no solo sobrevive, sino que para él ese tipo de vida es de lo mas normal.

Búsqueda en Google de:

Escribiendo por cojones

Así debo tener el cerebro, como el corte de este árbol.

Este es el segundo blog que escribo. El primero aunque lo cerré por causas que ahora no voy a explicar, aun lo conservo. Lo empecé en Abril del 2007, en plena depresión, y escribía un mínimo de veinte entradas por mes (Llegué a escribir 31) y no es que aquella depresión fuera mejor que esta, sino todo lo contrario.
Poco a poco voy dejando de escribir en este y no es por otra cosa que mi cansancio mental. Hoy me he dicho voy a escribir algo aunque sea por cojones y aquí estoy.
Tampoco es porque al estar aquí encerrado, no pasa nada (Solo con las elecciones y demás hubiera escrito en su tiempo una entrada diaria). También lo estaba antes y escribía y aquí también pasan cosas, sin ir más lejos hace un par de días, no me funcionaba la caldera de pellet y tuvimos que ir a por un artilugio para desatascar las cenizas. Fuimos a dos grandes almacenes cada uno en un extremo de Granada. Lo pasé bastante mal. No me veo entre tanta gente, y encima tengo la columna jodida y la vértebra me dolía a rabiar.
He perdido la fe en mi Psiquiatra, cosa que antes para mí era mi “brujo”. El Arcalion que me mandó la última vez que fui verlo y que dijo que me iba a poner como un mulo, solo me dio resultado los tres primeros días. El efecto placebo.

Voy a colocar el segundo escrito que hice en el anterior blog. El primero fue sobre Penca y Chumbo los dos primeros perros que tuve cuando me vine a este encierro.

Búsqueda en Google de:

Pequeñas cosas que alegran la vida. Ya puse la calefacción


Ya en su día escribí que me había cambiado la caldera eléctrica por una de pellet. Esto fue el 12 de septiembre, o sea que me gusta hacer las cosas con tiempo. Hablando de hacer las cosas con tiempo, a los dos o tres días busqué donde vendían pellet y fui a Las Gabias al sitio que me habían recomendado a ver precios y demás. El servicio era inmediato y me metían los sacos en el sitio que yo les dijera, pero mira por donde me llama el instalador de la caldera diciéndome que él iba a empezar el negocio de la venta de este combustible (A estos ahora le llaman emprendedores) y le dije que me trajera un palets. Me dio una fecha.
Ya he hablado más de una vez que soporto muy mal el frio y hace dos semanas que ando como las abejas en las flores, de estufa en estufa. No paré de llamarlo y me decía el martes que viene, el martes el sábado que viene y ayer lo llamo y le digo que lo voy a comprar en otro sitio. Me dice que me va traer unos sacos mientras le llega.
Ayer serían las cuatro de la tarde, a decir verdad estaba en plena siesta, me llega y trae cinco sacos. Me dice que el camión que tiene que traérselos, no para de engañarlo pero que el martes (El lunes creo que es fiesta) seguro que se lo traen (A muchos les falta trabajo y a otros le sobra) y que al primero que va a servir es a mí. Así sea.
La encendemos y como niño con zapatos nuevos. A las nueve estaba la casa con una temperatura estupenda. Ni estufa de la mesa de camilla ni nada. Estaba tan contento que creía que hasta la depresión me había volado.
La apague serían las diez o las once y esta mañana la casa no estaba tan fría como estos días atrás tan es así que ni la vuelto a encender hasta las cinco de la tarde y hoy no he encendido ninguna estufa. Ya llegará el frío de verdad y la tendré que tener las veinticuatro horas encendida.


Me admiro con que pequeñas cosas se puede ser feliz en esta vida. Sin querer me acuerdo de los que ahora padecen pobreza energética (Así le llaman los cabrones a los que les cortan la luz por falta de pago) y no pueden encender como antiguamente un puñetero bracero. Unos que no tienen ni para comer y otros como los accionistas (Y los políticos que se jubilan en las mismas) de la eléctricas forrándose.

Búsqueda en Google de:

Mi escepticismo a los médicos. Revisión “general”


Voy a la farmacia a por medicinas, que algunas me faltaban, y me dicen que la tarjeta de la Seguridad Social, ha caducado y hay que ir a cargarla. Le doy la tarjeta a mi hija y me viene con un bote para una muestra de orina y con papel con los análisis que me tengo que hacer. El médico le ha dicho que hace mucho tiempo que no me ha visto y que quiere hacerme un reconocimiento general.
Ir a hacerme un análisis, por lo menos en mi estado supone un gran sacrificio, porque tengo que levantarme muy temprano y después hacer dos largas colas, pero tengo que ir porque todas las medicinas que tomo son bajo prescripción medica y aunque yo quisiera comprarlas no me las venderían en la Farmacia.
Pregunto que cuando le llegaran los análisis al médico y para el día siguiente, le pido cita, Se pide por ordenador y la pido a las once y media para tomármelo con calma.
Había dos médicos, uno de ellos sería un MIR, mira en el ordenador los análisis y me dice que estoy bien de todo. Ya cojo un cabreo porque esperaba que el cansancio crónico que tengo fuera de anemia o algo parecido. Se lo digo y me dice que vaya al Psiquiatra que eso no le corresponde a él. Ya por joder le digo que bien del todo no estoy porque la tensión la tengo por las nubes y que las pastillas que estoy tomando hace veinte años se habrán quedado desfasadas y que ya habrán inventado algunas nuevas que hagan más efecto. Le dice al MIR que me tome la tensión y como ya esperaba la tenía alta. No fiándose, me la toma él y tres cuartos de los mismo. Tómate dos al día de Amlodipino, me dice. Así también lo hago yo.
Salí con un gran cabreo porque tenía la esperanza de que el cansancio no fuera de la depresión y al Psiquiatra no tengo ni puñeteras ganas de ir porque ya tampoco creo en él Fue mi brujo) después de haberme cambiado cinco veces el antidepresivo desde que llegué de Costa Rica, y aunque el ultimo que me ha mandado (Que por cierto no lo receta la Seguridad Social y me lo tengo que pagar yo), repito, así también lo hago yo. Probando con toda la gama de antidepresivos alguno me hará efecto.
Lo que me faltaba, entre los muchas mierdas que tengo encima, tengo el síndrome de la bata blanca, y no me refiero al de la tensión, Si era escéptico para la mayoría de las cosas en las que cree el resto del mundo, ahora también lo soy de los médicos, tanto es así que tenía cita para el urólogo en este mes y no he ido. Me quedaré con mi dolor al orinar para toda la vida. No pienso estar liado otro año para que después no esté el Urólogo que sabe operarme la obstrucción que me dejaron.

Búsqueda en Google de:

El final no anunciado de mi pobre coche


Todo tiene su tiempo y al final todos finiquitamos y eso le ha pasado al Passat, pero que haya sido por mi culpa me tiene bien jodido. No es que fuera un último modelo y que si no hubiera sido por esto tenía el tiempo contado. Por los síntomas yo creía que tenía la junta de culatas jodida, pero cuando me llama el mecánico y me dice que no solo es la junta, sino que tiene jodida también la culata, los pistones y más, pienso que para que quede bien había que meter un motor nuevo y para eso era mejor deshacerme de él. Que en paz descanse.
Hoy en día para darlo de baja todos los desguaces vienen a por el con la grúa y se encargan de darlo de baja, incluso hay algunos que te dan cierto dinero por él, pero mis neuronas estaban tan bajas que el llamar y solucionar el asunto me perecía un problema mayor así que le pedí por favor a Arturo que se encargara del tema.
Hoy se lo ha llevado la grúa. La verdad es que me siento responsable como de haber cometido un cochicidio, pero sigo pensando que por encima de mi están estas malditas neuronas que me hacen actuar como si fuera un retrasado mental, si es que no lo estoy.
Me imagino que alguna pieza, tal y como estamos con la crisis, será aprovechada por algún otro coche. ¡Ojala!

Búsqueda en Google de:

El final no anunciado de mi pobre coche


Todo tiene su tiempo y al final todos finiquitamos y eso le ha pasado al Passat, pero que haya sido por mi culpa me tiene bien jodido. No es que fuera un último modelo y que si no hubiera sido por esto tenía el tiempo contado. Por los síntomas yo creía que tenía la junta de culatas jodida, pero cuando me llama el mecánico y me dice que no solo es la junta, sino que tiene jodida también la culata, los pistones y más, pienso que para que quede bien había que meter un motor nuevo y para eso era mejor deshacerme de él. Que en paz descanse.
Hoy en día para darlo de baja todos los desguaces vienen a por el con la grúa y se encargan de darlo de baja, incluso hay algunos que te dan cierto dinero por él, pero mis neuronas estaban tan bajas que el llamar y solucionar el asunto me perecía un problema mayor así que le pedí por favor a Arturo que se encargara del tema.
Hoy se lo ha llevado la grúa. La verdad es que me siento responsable como de haber cometido un cochicidio, pero sigo pensando que por encima de mi están estas malditas neuronas que me hacen actuar como si fuera un retrasado mental, si es que no lo estoy.
Me imagino que alguna pieza, tal y como estamos con la crisis, será aprovechada por algún otro coche. ¡Ojala!

Búsqueda en Google de:

De la calefacción al Passat. De desastre en desastre


¡España va bien! ¿No sé el por qué tengo esta frase grabada en el cerebro?.. Pero inmediatamente también me viene España es una casa de putas (Con perdón) o peor, ¡Ojala funcionara como una casa de esas pobres mujeres! ¡España es un desastre!
Volví de Costa Rica en Marzo de 2.014. Año y medio. He salido de esta casa, que está en el desierto, para cosas de médicos (La dichosa vejiga que al final me la ha dejado igual que estaba) o cortarme el pelo y la verdad es que ahora no me vienen a la memoria muchas cosas más. Pues bien estoy estresado por la maldita burocracia y por cosas que para nada busco pero por fuerza tengo que resolver. Maldita la vez en que pensé y no me fui a una isla del Pacifico, fuera de las rutas marítimas y aéreas en la que no te exigieran ni documentación. Para los aborígenes seria ese bicho raro que busca un papel para limpiarse el culo.
Hace poco hablé de Jazztel y mi negativa a pagar lo que para mí era un timo pero tanto insistían dándome el coñazo por teléfono, que pensé que lo único que me hacía falta es que me llevaran al juzgado con todo lo que esto implicaría y tuve que llevar el caso a FACUA. No tengo ni puñetera idea de cómo ni cuándo se resolverá, pero sin querer pienso en ello.
De mi banco me han puesto un correo, diciéndome que me han retenido un dinero (No me explican de qué) y que tengo que ir por allí para resolverlo.
También en la entrada anterior, hablaba de Endesa, Gas natural Fenosa y culpaba al contador inteligente de lo que me pasaba. Sigo investigando y resulta que no es culpa del dicho aparato, sino que Fenosa me había puesto un índice de potencia bajísimo. No son lo mismo las tarifas de potencia para la corriente trifásica. Yo la tengo de esta última porque la caldera eléctrica no funcionaba con la otra (Cosa que sabía Fenosa). También le había exigido a Endesa que viniera un técnico a revisar el contador y me dijeron que eso se lo tenía que pedir Fenosa y que si el contador estaba bien, le tenía que pagar yo al técnico. Nueva llamada a Fenosa para que anularan la solicitud de revisión. Mis relaciones con Fenosa han sido tan jodidas (Cada vez que llamaba me mandaban a otro teléfono y al final en el que medio sabían algo fue en uno que yo busque en internet) que he decidido volver a la empresa en la que estaba. Ahora me pasará igual que con Jazztel, me pedirán una multa por permanencia. Sigo sin poder encender el horno de la cocina y lo me queda.


No solo el horno, vinieron a colocarme el vaso de expansión de la chimenea, había que utilizar la eléctrica y también saltaba el limitador del contador así que cuando la tenga, habrá que subirla al tejado y acabar el trabajo. Como digo de puta pena.


Mi viejo coche le llega la fecha de la ITV. Al poco de venir de Costa Rica también hubo que pasársela, y tampoco había andado el coche que se le había perdido hasta la documentación. Bien pasó la ITV. Durante este año el coche no es que haya dado la vuelta al mundo, pero bastante se ha cogido. No la pasa por mucha emisión de gases. Por cierto me acuerdo que la última revisión que pasé yo, costaba 20 €, ya va por 50.


 ¡Eso le das unos cuantos acelerones y pasa! Como todo me tiene que salir mal, me puse al asunto. Yoveía lo que creía humo y más le aceleraba. No era humo, era vapor de agua y en el taller lo tengo porque como mínimo le he quemado la junta de culatas. Me va a costar la dichosa ITV como si hubiera comprado un vehículo nuevo.
También he estado en el banco. Al parecer tengo un seguro de vida para que salga a mi favor la declaración de la renta y tienen que ver que estoy vivo. Mi “gestora”, conoce muy bien mi voz por teléfono, pero no, me tienen que ver andando. ¡De puta coña!

Búsqueda en Google de:

De la calefacción al Passat. De desastre en desastre


¡España va bien! ¿No sé el por qué tengo esta frase grabada en el cerebro?.. Pero inmediatamente también me viene España es una casa de putas (Con perdón) o peor, ¡Ojala funcionara como una casa de esas pobres mujeres! ¡España es un desastre!
Volví de Costa Rica en Marzo de 2.014. Año y medio. He salido de esta casa, que está en el desierto, para cosas de médicos (La dichosa vejiga que al final me la ha dejado igual que estaba) o cortarme el pelo y la verdad es que ahora no me vienen a la memoria muchas cosas más. Pues bien estoy estresado por la maldita burocracia y por cosas que para nada busco pero por fuerza tengo que resolver. Maldita la vez en que pensé y no me fui a una isla del Pacifico, fuera de las rutas marítimas y aéreas en la que no te exigieran ni documentación. Para los aborígenes seria ese bicho raro que busca un papel para limpiarse el culo.
Hace poco hablé de Jazztel y mi negativa a pagar lo que para mí era un timo pero tanto insistían dándome el coñazo por teléfono, que pensé que lo único que me hacía falta es que me llevaran al juzgado con todo lo que esto implicaría y tuve que llevar el caso a FACUA. No tengo ni puñetera idea de cómo ni cuándo se resolverá, pero sin querer pienso en ello.
De mi banco me han puesto un correo, diciéndome que me han retenido un dinero (No me explican de qué) y que tengo que ir por allí para resolverlo.
También en la entrada anterior, hablaba de Endesa, Gas natural Fenosa y culpaba al contador inteligente de lo que me pasaba. Sigo investigando y resulta que no es culpa del dicho aparato, sino que Fenosa me había puesto un índice de potencia bajísimo. No son lo mismo las tarifas de potencia para la corriente trifásica. Yo la tengo de esta última porque la caldera eléctrica no funcionaba con la otra (Cosa que sabía Fenosa). También le había exigido a Endesa que viniera un técnico a revisar el contador y me dijeron que eso se lo tenía que pedir Fenosa y que si el contador estaba bien, le tenía que pagar yo al técnico. Nueva llamada a Fenosa para que anularan la solicitud de revisión. Mis relaciones con Fenosa han sido tan jodidas (Cada vez que llamaba me mandaban a otro teléfono y al final en el que medio sabían algo fue en uno que yo busque en internet) que he decidido volver a la empresa en la que estaba. Ahora me pasará igual que con Jazztel, me pedirán una multa por permanencia. Sigo sin poder encender el horno de la cocina y lo me queda.


No solo el horno, vinieron a colocarme el vaso de expansión de la chimenea, había que utilizar la eléctrica y también saltaba el limitador del contador así que cuando la tenga, habrá que subirla al tejado y acabar el trabajo. Como digo de puta pena.


Mi viejo coche le llega la fecha de la ITV. Al poco de venir de Costa Rica también hubo que pasársela, y tampoco había andado el coche que se le había perdido hasta la documentación. Bien pasó la ITV. Durante este año el coche no es que haya dado la vuelta al mundo, pero bastante se ha cogido. No la pasa por mucha emisión de gases. Por cierto me acuerdo que la última revisión que pasé yo, costaba 20 €, ya va por 50.


 ¡Eso le das unos cuantos acelerones y pasa! Como todo me tiene que salir mal, me puse al asunto. Yoveía lo que creía humo y más le aceleraba. No era humo, era vapor de agua y en el taller lo tengo porque como mínimo le he quemado la junta de culatas. Me va a costar la dichosa ITV como si hubiera comprado un vehículo nuevo.
También he estado en el banco. Al parecer tengo un seguro de vida para que salga a mi favor la declaración de la renta y tienen que ver que estoy vivo. Mi “gestora”, conoce muy bien mi voz por teléfono, pero no, me tienen que ver andando. ¡De puta coña!

Búsqueda en Google de:

De la eterna primavera al frio polar en San Javier


Primavera, verano, otoño e invierno. Estas son las cuatro estaciones del año según los libros y en donde vivo actualmente, pero no en todo el planeta Tierra es igual. He estado bastantes años en donde solo había dos: Estación lluviosa a la que ellos le llamaban invierno y estación seca o verano, pero para mí lo mejor es que la temperatura se mantenía igual durante todo el año.
Ayer estuvo nevando unos diez minutos, al cabo de los cuales se despejo, si dura más hoy estamos con un metro de nieve.
Hoy estamos a -5ºC. Como me acuerdo de aquella parte del mundo. No soporto el frio.

Búsqueda en Google de:

Haciendo cosas. Reponiendo leña, cambiando el grifo de la cocina y el calentador


Desde que nos han dejado solos, la verdad es que estoy haciendo cosas. No porque se me apetezca, sino más bien porque me está forzando mi hijo. La primera casi me vi obligado a hacerlo; la estufa que tenía en los pies donde me siento en el ordenador, se la llevaron, y pasar sin una la verdad es que con estos fríos no podía. Yo estaba convencido de que era mia, pero tampoco iba a discutir por eso, así que nos llegamos a unos grandes almacenes y aparte de la mía compramos otra para la ducha.
“Posyaque” estábamos fuera dijimos de hacer acopio de leña. Quedaba poca del primer viaje que trajimos. De los grandes almacenes atravesamos Granada y fuimos si no me equivoco a Huetor Santillan. Te das cuenta del derroche que hemos tenido cuando las vacas estaban gordas. Pasamos por no sé cuántas rotondas y cada una tenía una especie de monumento. Si tuviera que volver allí no sabría.
Ayer se puso a ordenar la cocina y de lo primero que se dio cuenta es que el grifo del lavadero perdía. Haciendo un esfuerzo por mi parte, fuimos a por uno y cuando estaba colocado, nos pusimos a cambiar el calentador de agua. El que había, era de llama constante, lo cual para mí es un peligro, y lo cambiamos por uno que enciende solo al abrir el grifo. Una cosa que en un principio parecía más o menos fácil, nos llevó todo el día y tuvimos que ir dos veces más al pueblo a por latiguillos, reducciones y demás accesorios. No me cabe en la cabeza que no se normalicen cosas tan estúpidas. No sé para qué sirve la Unión Europea aparte de para hacérnoslas pasar putas.
Sigo sin estar bien de mis neuronas. Cualquier contratiempo me parecía un mundo y hoy estoy rabiando de ansiedad.

Búsqueda en Google de:

Lo que nunca esperas que pase. Otra etapa de mi vida


Había dos personas en este mundo que no quería saber de ellas ni para bien ni para mal. No es que les tenga odio puesto que estoy convencido que dentro de mis valores ese sentimiento no existe, pero el cerebro al igual que gasta putadas, tiene sus cosas buenas y una es que tiene su baúl de los malos recuerdos, que como no sea por causas muy especiales, jamás lo abre, cosa que si no fuera así nadie podría vivir, y en el estaban las personas antes dichas.
Me hallaba en Costa Rica y como consecuencia del estrechamiento de uretra y de la depresión ya había tomado la decisión de volver a España.
Una de mis hijas, como consecuencia de la crisis, y de otros avatares de su vida pasada, vivía con su madre.
Era raro el día que no hablaba con una persona de este país a través de Skype y un día me dice que uno de los adláteres de la citada hija se había peleado con la madre y que como consecuencia de ello se quedaban en la calle por lo querían venir a vivir a mi casa. Se daba la circunstancia que el tal adlátere era una de las personas mencionadas al principio y dije que ella y sus hijos podían disponer de ella cuando quisieran pero que él no, a lo que me dijeron que no había problemas que él se iba a trabajar a Argentina.
Pasan los días, vuelta a este país, transbordo en Barajas y llegada al aeropuerto de Granada.
No sabría describir lo que pasó por mi cabeza cuando entre las personas que me esperaban se encontraba mi citado acólito, que mi imaginación lo veía en Suramérica. No recuerdo si lo besé, le di la mano o si lo mire a la cara. Este pasaje de mi vida ha quedado debajo del baúl de los recuerdos. Lo peor es que se venía a vivir conmigo. ME HABÍAN ENGAÑADO.
No supe reaccionar. Hay veces que se queda la mente en blanco y esta fue una de ellas. La depresión tampoco me ayudo, porque sé que en otras circunstancias hubiera reaccionado de otra forma, tan es así que dentro de un juzgado, lleno de togas, le dije que si me enteraba que volvía a repetir cierto incidente, que fuera mirando su sombra toda su vida y que si yo estaba fuera (Ya tenía pensado irme a Costa Rica), le mandaría un sicario.
Vinimos juntos para la parcela (Mi casa en el campo).
Desde el principio note que estaba muy por tenerme contento. De hecho unas de las primeras cosas que observé es que la casa estaba muy abandonada y él fue de los primeros que ayudó a ponerlo todo en condiciones, se hizo cargo de mantener la piscina y algunas cosas más, pero genio y figura hasta la sepultura y poco a poco volvió a ser él.
Lo que él hacía y lo que yo pensaba que tenía que haber hecho, chocaban como dos trenes a toda velocidad, con lo cual me subía la ansiedad y daba por hecho que de esta depresión no salía.
Se acercan elecciones y el gobierno (La madre que lo pario, o en este caso ha sido creo que mi salvación) parece que ha dado una ayuda a los empleados de larga duración con cargas familiares, y él que debe de estar en el paro más de cinco años ha debido de cogerla y sumándola a lo poco que ella gana, han decido alquilar un piso e irse de aquí. Ayer estuvieron cogiendo sus últimas cosas. Seguro que él que no es tonto, veía que colisionábamos.
Pasé un día completamente apagado y la ansiedad a tope, aunque puede que sea el principio del fin.
Seguiría. Tengo datos para escribir un libro, pero mejor es no remover más la mierda.
Solo desearle a mi hija que sea la persona más feliz del mundo.

Búsqueda en Google de:

Muerto de frio y eso que solo estamos a -2º C



Anoche estuvo la chimenea encendida hasta las doce y los radiadores no se les podía tocar porque quemaban, pues bien, esta mañana serían las siete cuando me despertó el frio. He de decir que duermo con sabanas de peluche (o como se llamen), con dos mantas y con un edredón.


También colgado de la pared una especie de estera que es una resistencia eléctrica. Me he levantado y antes de desayunar he puesto la estufa que tengo en los pies, he bajado al sótano y he encendido la caldera eléctrica hasta las doce que comienzan las horas punta.


Algo he metido la casa en calor, pero esto no es lo mío. Le haya puesto el precio que le hayan puesto a la energía eléctrica (No hay quien coño entienda la factura porque la electricidad a cada hora tiene un precio), voy a tener que programar la caldera para que encienda de madrugada.


Tampoco es que estén haciendo unas temperaturas desorbitadas, esta mañana estaba a -2 ºC. Ni quiero imaginarme como dije en una entrada anterior lo-40 ºC.
Pero ¿y la calle? Ni siquiera la piso o sea que estoy en una cárcel o quizás peor porque tal y como están los derechos humanos hoy en día puede que estos establecimientos tengan calefacción las veinticuatro horas.


De la cama a la estufa de los pies a hacer solitarios en el PC, a cierta hora a ver la TV a la mesa de camilla, por supuesto con su estufa, a comer, siesta, más solitarios y más TV.
El día cinco tengo que ir al hospital a que me hagan análisis de sangre y un electrocardiograma y llevo más de una semana pensando en que tengo que estar allí antes de las ocho y media y mientras el coche no caliente y se note la calefacción, las voy a pasar putas.
Me operarán y espero que la depresión no dure cien años, pero lo que sí es seguro es que tengo que cambiar de clima. Así no merece la pena vivir. Volveré a Costa Rica (si tiene solución lo de la residencia), me iré a Las Azores o a Malasia, pero huiré de aquí.

Búsqueda en Google de:

Aunque la crisis sea nefasta, la navidad, en España, se celebra


Exageraría si dijera que las navidades para mí son un martirio, pero sí que no me hacen ninguna gracia y que procuro evitarlas. Una cosa es que haya días de descanso, no sé si el hombre primitivo se los marcó, pero la verdad es que yo fui uno de los privilegiados que trabajé treinta y cinco horas semanales, o sea que no trabajaba ni los sábados ni los domingos, pero que alguien, en especial los grandes comercios, te digan cuando tienes que divertirte, es algo que siempre me ha repateado.
Con la que está cayendo, creo que no hay una sola familia que no haga por reunirse en nochebuena, otra cosa es que unos coman centollos y otros se tengan que apañar con papas fritas.


Habían venido mis nietos, uno de Barcelona y otro de Madrid. No quería decirlo, pero son de los afortunados que trabajan algo, uno cuando lo llaman en una fábrica de caramelos y el otro con una beca de físico. El resto de los que viven en esta casa, mis hijos están en el paro, mi yerno también y el menor de mis nietos estudia (no sé para qué).
Ayer amaneció a -2º y dije de encender la chimenea a primera hora. Unos estaban en Granada y otros jugaban a la play (no se ni como se escribe) pero a medio día llegaron todos. A comer, unos siesta, otros más play y sobre las cinco vi que mi hija y un nieto se metieron en la cocina y otro fue con el coche a por ramas de una planta que tiene bolas rojas y ramas de cipreses. Cuando los vi colocando adornos, ya no me cupo la menor duda íbamos a celebrar la nochebuena.



Discurso del rey, el gran dilema nacional era si iba a decir algo de su hermana la choriza (parece que no dijo nada) y a cenar, no en la mesa de camilla, sino en la de verdad del salón. Eso sí me alegro porque encima de ella había desde libros hasta macetas y como es lógico hubo que limpiarla para colocar los platos.
Comida yo creo que normal solo al estilo moderno, como los preparan ahora esos grandes restauradores (antes se llamaban cocineros) que más que un plato de comida parece un cuadro de Dalí.
No falto el que estuvo encerrado en su cuarto, salió solo para comer, lo hizo en diez minutos, y se volvió a encerrar. Menos mal, porque de todas las nochebuenas que recuerdo, siempre acababa en pelea familiar. Se sacaban los trapos sucios del último año transcurrido.
Llamó Mari Pepa y yo que llevo días detrás de llama a mi hermano Manolo iba a hacerlo, pero después lo pensé y me dije que cualquier día menos este.
De los años que he estado en Costa Rica una de las cosas que más me gusto, es que allí, excepto el año pasado, que hicimos una barbacoa y no por la fiesta en sí, sino porque tocó. Al menos en el lugar que yo estaba no se celebraban, estas fiestas, ni había grandes comercios con el coñazo de los villancicos. Si se celebraba la despedida del año y no como nochevieja sino se reunía todo el pueblo en el bar Los Gitanos a beber cerveza y guaro y a bailar bachatas o lo que se presentara.
Alguien me puso un correo los otros días, y me dijo que me animara a irme a las Azores. Pasa la Corriente del Golfo y las temperaturas al parecer son agradables. Me lo pensare cuando las neuronas se comuniquen bien entre ellas.
Esta mañana muy temprano, vi a mi hijo estaba quitando el hielo del cristal de su coche y al poco se fue con mi hija y un nieto. He preguntado por ella (pensando en sacar de su teléfono las fotos que sacó anoche) más de una vez y nadie me decía donde habían ido, al final me he enterado que mi ex está en urgencias y que le están haciendo pruebas del corazón (sic).

Búsqueda en Google de:

Llegada del invierno y el precio de los combustibles


A las 0h 3m según el Ministerio de Fomento ha entrado el invierno. Me quejo del frio pero la verdad es que nada tiene que ver con otros años que recuerdo; ni siquiera se ha helado el bebedero automático de los perros.


Ya no nos acordamos de las pesetas

Solo levantarme lo primero que hago es encender la chimenea (es una caldera que da calefacción a todos los radiadores de la casa), cosa que voy a tener que dejar de hacer y encenderla solo por las tardes, porque aun siendo el combustible más barato, los otros días compre dos mil y pico de kilos por 230 € y ya llevo gastada más de la cuarta parte y a pesar de que anoche salió el ministro de industria diciendo que la electricidad ha bajado de precio (¡No tienen cara los tíos!) la caldera eléctrica ni se me ocurre encenderla.
Son muchos los meses que me quedan que pasar de frio, pero que remedio que aguantarlos.
De las navidades me estoy escapando bien, porque en la TV no veo películas (todas son de temas navideños) y cuando estoy viendo cualquier otra cosa y llegan los anuncios me vengo a hacer solitarios.
Están pasando cosas por estos lares, pero otro día las contaré. Parece que voy a volver a mi ascetismo.

Búsqueda en Google de:

El por qué no aguanto el frio, visita al urólogo y la Sanidad en España es cada vez más mierda


Hace poco leí un libro, el del típico aventurero, por supuesto inglés, que quería llegar al polo sur. El capitán del barco el auténtico protagonista, cuando se iban acercando al antártico, le dijo que no debían de seguir, la mar se estaba helando y el barco de vela y vapor, iba a quedar atrapado, como así ocurrió. La trama del libro trata de la vuelta. Arrastraron los botes salvavidas por el hielo hasta que llegaron al océano, después a una isla que ni existía en los mapas (por el camino se tuvieron que comer hasta los perros) y se decidió que uno de los botes con el capitán y su sextante, hasta llegar a una isla ballenera. Al final no murió ninguno. No quería hablar aquí de la aventura en sí. Mi gran pregunta es cómo hay personas que aguantan temperaturas tan extremas, incluso de -40 º o menos, además mojándose y desnutridos.


Ya por aquí estamos amaneciendo a 0º y esto no es para mí. No es cuestión de ropa. El cuerpo no me responde y esto no es ni por la edad ni por estar depresivo, de nunca aguante el frio. Ya lo investigaré. Sera cuestión de genes. Me acuerdo de Costa Rica que durante todo el año el termómetro me marcaba alrededor de los 30º.
Ayer me tocaba ir al Urólogo a que me dijera que pensaban hacer de mí después de ver la cistouretrografia miccional. La cita era a las 11:57. No a las menos diez ni a las menos cuarto, sino a las 11:57.
Calculamos bien el tiempo y nos vamos en el coche. Hasta que no calentó y empezó a funcionar la calefacción creí que me moría.


Llego a la consulta a la menos cuarto y veo la siguiente cola. Entré a las 14:10
Me dice que me tienen que operar y que no es gran cosa que me desobstruirán el meato y de camino reconocerán la vejiga para ver cómo está de las operaciones anteriores.



Me da cuatro papeles, conformidad, de que se trata la operación y sobre todo una para que vaya a pedir numero al Anestesista. Como es lógico a esa hora ya está cerrada la consulta del mismo y hoy sábado no abre así que el lunes tendré que volver.
Pasaran meses o quizás años antes de que me hagan todas las pruebas, se las pasaran a urología y cuando dispongan de cama me llamaran por teléfono.
Pídele a los dioses que no te de una enfermedad dolorosa porque si no morirás rabiando como los perros antes de que te curen.

Búsqueda en Google de:

Las jugadas del cerebro o morir de miedo


.Reconozco que desde que cambié de antidepresivo, voy mejorando, pero no paro de pensar en las neuronas y como dominarlas. Me ha venido a la cabeza, creo, la vez que más miedo he pasado en esta vida. .
Tendría unos diez años. En una habitación dormíamos un hermano mío y yo. Cuando me acosté, mi hermano ya estaba en su cama. En aquellos tiempos era mucho lo que corríamos y los juegos en su mayor parte eran a base de esfuerzos, por lo que caías en la cama rendido y te dormías sobre la marcha. Estaba en ese punto en el que abandonas el mundo de los vivos y entras en de los sueños, cuando siento que el colchón se elevaba, lo que a mí me parecían cinco o diez centímetros. Volví al mundo de los vivos y me dije ¡Vaya con el gracioso de mi hermano!, se ha metido debajo de mi cama y la está subiendo para asustarme, por lo que encendí la luz para regañarle, pero ¡Oh sorpresa!, mi hermano estaba en su cama, mire bajo la mía y tampoco había nada. Apague la luz e intente seguir durmiendo, pero el sueño ya no venía tan fácil, pensaba en los motivos del movimiento del colchón. Cuando ya estaba otra vez dejando este mundo, vuelven a aparecer los movimientos del colchón. Note que el miedo me iba invadiendo mientras que mi mente trabajaba a una velocidad de vértigo intentando encontrarle una explicación al fenómeno, pero el miedo era más rápido que mi raciocinio, por lo que iba aumentando exponencialmente, hasta el punto de que quería escapar, pero estaba paralizado. No sé si fueron segundos, pero notaba que moría, cuando mi organismo me proporciono esa energía necesaria para la respuesta de . Di una patada sobre el colchón y salí disparado como una bala.
No recuerdo el tiempo que estuve en el salón. Ahora fue a la inversa, me iba bajando el miedo y aumentando el razonamiento, y como nunca he creído en fantasmas, volví a intentar buscarle explicación a lo que me había pasado y no encontrándole ninguna me dije que la explicación tenía que estar en la cama, por lo que con bastante respeto volví a ella con todos mis sentidos en alerta máxima. ¡Y volvieron los movimientos!, pero esta vez, vencí al miedo y puse mi atención en todo lo que experimentaba y ¡Dios!... ¡Que estupidez! ¡Qué alivio! En aquellos tiempos dormía boca abajo y no era el colchón el que se movía, al inspirar el pecho se inflaba, y daba la sensación de que me elevaba.
Lo que más se me ha grabado en la mente es como el miedo paralizo mi cuerpo y se perfectamente de que va la muerte súbita.

Búsqueda en Google de: