Mostrando entradas con la etiqueta Hecho una mierda. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hecho una mierda. Mostrar todas las entradas

Mi estancia más horrible en un hospital. Apendicitis aguda complicada con colección pasacólica



Ya solo comía yogur en las comidas, el resto me dolía al tomarlo así que decidí que así no podía seguir y que me llevaran a urgencias, ya que mi última experiencia con el no fue de lo más acertada.
La marcha fue el último día de Agosto sobre las diez de la mañana. Mientras deja el coche en el aparcamiento, me siento en un tranco y cuando entramos definitivamente, observo que se me ha olvidado la cartilla de Seguridad Social (La cabeza no la tengo en su sitio).
Paso por dos mesas antes de llegar al médico (No ha sido demasiado tiempo).
Preguntas, auscultación y me manda a otra consulta en la que me tenían que hacer una analítica y unos rayos X.
Ya el tiempo se me va alargando, y cuando me llama el médico y me dice que no tiene claro lo que ve en los rayos, va a hablar con los de la eco y que me hagan una.
Al parecer fue la doctora de rayos la que tampoco se aclaró con la ecografía y me mando hacer un TAC.
A todo esto yo de silla de ruedas a cama y veo que era hora de cambio de turno.
Tengo frio, alguien me echa una especie de manta por encima. La medica sustituta llama a gente nueva y yo me veo allí muy olvidado.
Se acerca por allí una doctora algo mayor y me dice que me encuentro mal, cosa que no le niego, Da unas ordenes, me vuelven a subir a una cama y me llevan a una especie de UCI (La llamaban otra cosa). (Ahora me acuerdo “Fragiles”)
Ya estoy ingresado pero sin saber por qué.
Empiezan a aparecerme todos los dolores y ansiedades inimaginables. Ya estoy entubado a varios potes de líquidos y mear y vaciarme diarreicamente a cada instante.
Allí hay de todo, desde locos dando voces para que los echen, quejidos de dolor intenso, tráfico de camas, voces de enfermeras.
Algo llama poderosamente mi atención, el poco personal médico para atender a tanto tullido pensé que para que algo cambie en este mundo, por allí tenía que pasar un político pero con la misma asistencia de los demás. A Rajoy le da por hoy un lumbago en Galicia y al otro día está viendo al rey en Mallorca.
Vienen a verme mis hijos y unos tres médicos para explicarme por qué me han enchiquerado. Creo que primero fueron mis hijos.
La médica (Otra vez) me dice que junto al apéndice y exterior a ella tengo unos diversiculos, todo en un magma de pus. Soluciones: Operarme, pero que al no tener claro lo que tenía me podían hacer una carnicería sin buenos resultados. Segunda: No me acuerdo. Tercera, meterme antibióticos y cuando se aclare qué es lo que tengo asi actuarían.
Dolor, me vacío de excrementos y no solo me tienen que cambiar la pella sino toda la cama.
De los botes que tenía colgados, algún debía de ser un sedante puesto que me dormí. Me desperté cuando alguien empujaba mi cama. Al parecer me trasladaban a planta. Paseo por una serie de pasillos totalmente a oscuras, el que la empujaba se alumbraba con una pequeña linterna y al final me meten en una habitación que no se ni cuantos había ni quienes eran ni que padecían.
Me despierto ya con la claridad del día, que esa es otra ni poder saber la hora sabia, veo dos camas más y también a una de mis hijas.
El dolor, ahora, en toda la barriga era horrible, pero sabía que no era un dolor normal. Hablo con mi hija para que me consiga un tranquilizante y me lo consigue. Me calmo-
Me dicen que tenía que estar en la séptima, planta de cirugía, pero a falta de sitio me habían trasladado a la tercera planta de corazón. Demasiado bien la conozco.
A todo esto estaba fuera del tiempo, no ya la hora, sino ni qué mes o año.



El que estaba frente a mí no paraba de hablar. Andrés se llamaba o se llama. Al principio parecía un tipo inteligente, pero me fui dando cuenta que su cabeza trabajaba con drogas de las de la calle.


Pasan unos días, eso sí, con mis tres hijos haciendo relevos para estar conmigo. El peor el de la noche que cada quince minutos me tenía que poner que poner el aparato para mear y más de una noche inunde todo de mierda con el consiguiente limpiado, lavado, duchado y cambio de sabanas.


A cada instante cambio de líquido para los goteros. Parece que se van directamente para la vejiga de ahí tanto mear.
Día D: Andrés se pelea con el cirujano que nos pasa revisión todos los días y le pide el alta voluntaria. Parece que me metió en algún lio porque al auscultarme a mi me dijo que mañana me daba el alta, porque yo había entrado allí por peritonitis y ya estaba bien. Mi hija habla con él y le pregunta si había visto bien el TAC, cosa que ni siquiera había hecho porque después volvió a bajar y le pidió digamos disculpas.
El cirujano me dio alguna señal cuando me dijo que me harían una ecografía.
Llego ese día y por fin el del alta.
No sé cuántos días a caldo y zumo, cuando salí tenía que ir apoyado en un hombro porque mis piernas no sostenían mi cuerpo.
Mi casa me pareció la gloria.

Búsqueda en Google de:


Zinosal y la madre que lo pario



La primera pastilla que me tomé resinosa, fue el día dos por la noche, que como dije cumplía daños. Al otro día por la mañana me levante ha hacer mis necesidades corporales y todo era un puro lamento y e cuerpo como y si por la noche hubiera descargado un camión de sacos de cemento. Vollvi a acostarme y me levante a las tres de la tarde. Algo mejor por la tarde y a la mañana siguiente igual.
Hoy estamos a día seis y ya no era rabiar. DE la cama a la ducha de agua fría, pero ni por esas se me quitaba. Ya no aguanto más y llamo al Psiquiatra. Me dice que es normal y que lo vuelva a llamar el jueves.
Si sigo igual a tomar por culo los antidepresivos.
LO malo es que a pesar de haber pasado los quince días desde que la pintaron sigue vacia. Hay quien se empeñe en hacer las cosas a la perfección.

Búsqueda en Google de: